Destino oculto

Destino oculto

Lucha por tu destino. Mar. 03, 2011 US. 106 Min.
Tu voto: 0
8.6 9 votos
¿Sucedió algo?

Video trailer

Director

George Nolfi
Director

Reparto

Matt Damon isDavid Norris
David Norris
Emily Blunt isElise Sellas
Elise Sellas
John Slattery isRichardson
Richardson
Anthony Mackie isHarry Mitchell
Harry Mitchell
Shane McRae isAdrian Troussant
Adrian Troussant
Michael Kelly isCharlie Traynor
Charlie Traynor
Lisa Thoreson isSuburban Mom
Suburban Mom
Florence Kastriner isSuburban Mom
Suburban Mom

Sinopsis

Destino oculto ¿Controlamos nuestro destino o fuerzas invisibles nos manipulan? David Norris (Matt Damon)es un hombre quien ve el futuro como algo ya planeado para él y se da cuenta que quiere algo más. Para conseguirlo, debe perseguir a la única mujer de la que se ha enamorado por las calles de Nueva York. Apunto de recibir un puesto en el senado de los Estados Unidos, David conoce a Elise Sellas (Emily Blunt) una bella bailarina de ballet contemporaneo. Mientras se da cuenta que se está enamorando de ella, unos hombres misteriosos que se hacen llamar “Agentes del destino” aparecen en la escena para tratar de mantenerlos separados. David deberá hacer todo lo posible por estar con ella y renunciar a el futuro que el destino tenía ya planeado para él. Destino oculto

Critica:

Película de ciencia ficción bastante interesante, al menos desde el punto de vista filosófico: porque hace reflexionar y mucho acerca del concepto “libre albedrío”. Es decir sobre si tenemos o no libertad de elegir. Por regla general parece que todo está encausado de antemano, que todo lo que consideramos como libertad humana, en realidad es algo ya diseñado y programado de manera que cada uno de nosotros elige en la mera superficie, pero en el fondo sólo está procediendo, siguiendo unas órdenes dictadas por un plan metafísico superior a lo físico y a lo humano, ya desde el interior ya desde el exterior.

Por ejemplo: si yo elijo entre una variedad de platos con comida diferente, aparentemente puede parecer que tengo “libre albedrío” y que soy yo el que está eligiendo; pero quizás mi elección es consecuencia de la necesidad que tengo en ese momento, como organismo, de unos minerales u otros, lo cual perciben mis sentidos haciendo que me incline o decante por un tipo de alimento en lugar de por otros. Igualmente podemos decir si elijo o me enamoro de un tipo de mujer y no de otra, lo más probable es que se deba a unos factores ya congénitos que traigo grabados en mis genes y en mi mente, según los cuales me atraen o me siento inclinado más por un tipo de féminas, en lugar de por otras, que complementarían mejor el ser humano orgánico que soy. Y así con todo o casi todo lo que se supone que elegimos “libremente”. Con lo cual, ¿libres lo que se dice libres?, lo somos muy poco, porque cualquier elección que aparentemente realizamos, aunque parece que es una elección propia o personal, en el fondo siempre se debe a factores determinados o predeterminados, ya biológica ya química, ya psicológica ya culturalmente, ya lo que sea, pero no algo puramente elegido por nuestro libre “YO MISMO”.

Nuestra libertad de acción es más una creencia, una ilusión producto del cerebro, más que la realidad misma. No somos libres para nacer, ni para elegir la familia ni el lugar del Universo donde nacer. No somos libres para ser cristianos, para ser budistas, para ser ateos o de una secta de la Nueva Era. No somos libres para tener una ideología de derecha o de izquierda, para pertenecer a un partido, a otro o a ninguno, todo está predeterminado por cantidad de circunstancias formativas, sociales, educativas, coyunturales, convenientes a nuestro organismo, mente o química neuronal predominante a nivel de cada individuo humano.

Como dice Mark Hallett, doctor en medicina por la Universidad de Harvard y eminente neurólogo de la “Harvard Medical School”: «El libre albedrío existe, pero es una percepción, no una fuerza rectora.»

Título original The Adjustment Bureau
Calificación de TMDb 6.5 1664 votos

Títulos similares