Los hombres del domingo

Los hombres del domingo

Feb. 04, 1930 74 Min.
Tu voto: 0
10 1 voto

Video trailer

Director

Reparto

Erwin Splettstößer isTaxifahrer Erwin
Taxifahrer Erwin
Brigitte Borchert isPlattenverkäuferin Brigitte
Plattenverkäuferin Brigitte
Wolfgang von Waltershausen isWeinverkäufer Wolfgang
Weinverkäufer Wolfgang

Sinopsis

Película con espíritu documental que intenta retratar la vida cotidiana del Berlín de 1930. Para ello se utiliza una pequeña historia de ficción en la que dos hombres y dos mujeres pasan una jovial jornada de domingo en la ciudad. Los hombres del domingo

Critica:

Efectivamente, viene a ser como la cara b del célebre documental experimental de Rutmann, “Berlín, sinfonía de una gran ciudad”, paradigma de todo un género que haría de la observación de los ritmos urbanos, de su captación futurista, su razón de ser. En este caso las imágenes tienen menos ambición formal, menos obsesión por los aspectos materiales inherentes a lo urbano, y se centran en la observación de las personas disfrutando de su ocio, escogiendo para ello a unos personajes corrientes -no profesionales- cuyas relaciones tienen cierto aire romántico.

no por ello desprovisto de cierto humor mordaz (señal de que Wilder rondaba por ahí). Viéndola, la película me ha recordado a otras dos posteriores y sin duda muy diferentes, pero que opino se han visto influidas por esta; me refiero, en primer lugar, a “Una partida de campo”, de Renoir (aunque se trate de la adaptación de un escrito de Maupassant, resulta muy similar el modo en que Renoir enmarca y desarrolla los sentimientos de los personajes en el ambiente dominical y campestre). Muchos años después (1953), y en un contexto totalmente diferente, encontramos “El pequeño fugitivo” de Morris Engel, una de las primeras películas del cine independiente norteamericano, y que al igual que la cinta que nos ocupa, utiliza un personaje y argumento mínimos para mostrar, con afán documental, la vida ociosa de la clase media estadounidense.

Otro modo de acercarse al filme es a través de sus variados e importantes creadores, que en el momento en que la realizaron eran muy poco conocidos; al parecer la idea partió de Curt Siodmak, y Wilder se encargó de guionizarla (escribiendo el guión en servilletas de papel en el Café Romanisches de Berlín), mientras que Robert Siodmak y Edgar Ulmer dirigían, y Schüfftan se ocupaba de la fotografía, asistido por un no acreditado Fred Zinnemann. Siempre se ha discutido quién realizó realmente el filme, pero ello no me parece importante y prefiero quedarme con el testimonio de Wilder, según el cual todos hacían de todo, con poquísimo dinero y una sola cámara que tuvieron que pedir prestada, animados por cierto espíritu de amor al arte. Dado que los otros nombres mencionados son sobradamente conocidos -y sus obras aún más-, me referiré únicamente a Schüfftan para recomendar a los aficionados el visionado de sus películas, todas ellas soberbiamente fotografiadas (citemos, por ejemplo, “Le Quai des Brumes” de Carné, “Barba Azul” y “Extraña Ilusión” ambas de Ulmer, “Ojos sin rostro” de Franju o “El Buscavidas” de Rossen, por el que ganó un Oscar).

Otra vía de reflexión interesante es la que plantean mis predecesores, fijándose en el contraste que supone esta visión serena y despreocupada de las clases trabajadoras alemanas, con los acontecimientos terribles que sucederían pocos años después. En mi opinión, y como bien sugiere uno de los citados predecesores, nada de lo que vemos en esta película hace presagiar lo que ocurriría, pero eso da pie a una reflexión más terrible, pues podemos dar en pensar que muchos de esos personajes felices, despreocupados y ociosos que nos muestra la película acabaron votando por Hitler; y es que lo terrible del mal, lo que lo hace auténticamente pavoroso, es que puede surgir en cualquier momento, en cualquier ambiente.

En todo caso, creo que tales reflexiones nos llevan un poco lejos del asunto central en el filme, que es ese afán por mostrar el ocio dominical de la gente corriente, de esa gente siempre sometida al trabajo y sus rutinas y para la cual el domingo es la vida, y nada más.

Título original Menschen am Sonntag
Calificación de TMDb 7.2 17 votos

Títulos similares