Cars 3

Cars 3

Jun. 15, 2017 US.
Tu voto: 0
9.2 438 votos
¿Sucedió algo?

Video trailer

Director

Brian Fee
Director

Reparto

Owen Wilson isLightning McQueen (Voice)
Lightning McQueen (Voice)
Larry the Cable Guy isMater (Voice)
Mater (Voice)
Bonnie Hunt isSally Careera (Voice)
Sally Careera (Voice)
Cheech Marin isRamone (Voice)
Ramone (Voice)
Jason Pace isRadio Sports Talk DJ (Voice)
Radio Sports Talk DJ (Voice)
Armie Hammer isJackson Storm (voice)
Jackson Storm (voice)
Nathan Fillion isSterling (voice)
Sterling (voice)
Kerry Washington isNatalie Certain (voice)
Natalie Certain (voice)
Tony Shalhoub isLuigi (voice)
Luigi (voice)

Sinopsis

Rayo McQueen sigue siendo el mejor coche de carreras del mundo, pero ahora que es uno de los más veteranos del circuito, debe demostrar a todo el mundo que aún puede ganar una gran carrera y que no necesita jubilarse. En esta ocasión, el famoso bólido de carreras tendrá que enfrentarse a una nueva generación de corredores más jóvenes, potentes y veloces, que amenaza con cambiar el deporte de su vida. Entre ellos está el competitivo y revolucionario Jackson Storm, que no se lo pondrá nada fácil. Cars 3

Critica:

Han pasado ya 11 años desde que Pixar llevó a la gran pantalla las aventuras del coche de carreras Rayo McQueen y compañía y 6 años desde aquella secuela que tuvo una tan pobre acogida. No voy a ser yo el que diga que son obras maestras, pues no las considero tales, pero en mi opinión esta saga de Pixar ha sido siempre muy honesta con lo que prometía: cine de animación infantil de buena calidad. Y con “Cars 3” demuestran que siguen haciéndolo tan bien como siempre, sea o no una joya de la animación.

La película nos presenta a un Rayo McQueen en el ocaso de su carrera, viviendo muchos paralelismos con la historia de Doc Hudson que se nos relataba en la primera entrega. En esta difícil situación, Rayo buscará un modo de renovarse y poder competir contra los nuevos pilotos.
Con este sencillo argumento construyen una historia que debe mucho a sagas tan longevas y conocidas como “Rocky”, con su redención, su búsqueda de uno mismo y del destino, y ese aire de “pasar el relevo” que aquí está muy bien traído.

Con esto como base, “Cars 3” continúa haciendo gala de un buen hacer muy elevado, con ciertas decisiones como:
Devolverle el protagonismo a Rayo. Personalmente disfruté con “Cars 2” como lo que es, una película de aventurillas simpática y de gran factura técnica, pero la verdadera secuela de la primera entrega es esta, quedando la segunda como una película derivada sobre las aventuras de Mate de manera similar a “Aviones” (aunque mucho mejor que esa, todo sea dicho).
Dejar a Mate reducido a la mínima expresión. No es un personaje malo pero en exceso, sobre todo cuando su personaje no es el que se busca desarrollar, puede resultar cargante.
Volver a la historia original, traer a los personajes de la primera entrega y usarlos para transmitir un mensaje. ¡Si incluso las dos camionetas oxidadas que patrocinan a McQueen tienen su razón de ser!

Sobre los demás quiero hablar más en profundidad:
Centrarse, nada de dar tumbos: es la historia de Rayo y todo lo que no sea eso queda en segundo plano, incluyendo al villano de la función, un Jackson Storm que es un antagonista decente con una estética muy bonita y espectacular pero que queda únicamente como detonante de la trama.
A esto ayuda la estructura de viaje por carretera, en la que se nos muestran las debilidades y fuerzas de cada personaje, se ven sitios nuevos y se conocen a otros personajes que hacen bien a la película. Y además, ya era hora de un verdadero viaje por carretera en una película en la que solo hay coches.

Pero el mejor de los aciertos: humanizar a los personajes.
Sobre esto me quiero extender un poco más porque es la vez en la que más empatía sentiremos hacia el simpático coche con el número 95. Su viaje resulta completamente comprensible, incluso adulto en muchos aspectos.
Esa necesidad de superarse, esa incomprensión de qué es lo que falla, ese sentirse desubicado ante tanta nueva tecnología cuando nada puede compararse a una pista de carreras y a las ruedas en contacto con la tierra. Lo cierto es que el personaje de McQueen tiene aquí un desarrollo emocional magnífico, con algunos detalles que muestran el cuidado y el mimo que se le ha dado realmente a este guión y que muchos no querrán apreciar sencillamente porque no es una saga a la altura de obras maestras de la compañía.
Puede que el personaje de Cruz sea algo más sencillo, pero de nuevo sirve para que el personaje principal muestre sus vulnerabilidades. Y de todos modos, aunque sea más sencilla, también es simpática y su presencia está justificada, de modo que no veo problema en ella.

En otros aspectos: la animación es magnífica. El agua, el barro, las pistas, incluso se pueden ver los mínimos daños en los bajos de la carrocería al acabar la primera carrera. Una labor impecable que bien vale un visionado al menos, aunque solo sea por eso. Yo le daré alguno más llegado el día para apreciar mejor los detalles, porque es verdaderamente increíble.
Claro que algo así, siendo Pixar, se da por sentado, pero eso no quita que no deje de maravillarme con cada nueva película que sacan.

Y ahora, lo que da nombre a mi crítica:
La película la vi ayer, sábado, en una sesión a las 18:00 en una sala bastante grande. Todo lleno de críos que hacían ruidos porque eran pequeños y aunque un corto lo aguantan bien y en silencio, una peli de más de hora y media es distinta.
Baste con decir que apenas hubieron momentos de silencio absoluto a lo largo del metraje, pero hubo un instante en que sí: en la última carrera hay un momento concreto que busca la espectacularidad, y a un adulto probablemente le pueda parecer, como a mí entonces, algo excesivo.
Pero a un niño no, y prueba de eso es que todos sin apenas excepción se levantaron y aplaudieron. Montaron un ruido enorme pero oye, me encantó.
En esa sala había muchos niños, para los cuales sería en muchos casos su primera o una de sus primeras experiencias en cine y vieron una película que literalmente les hizo aplaudir. Si eso no hace que alguien aprecie el cine de verdad, no sé que puede hacerlo.
Pixar conoce a su público, y no siempre va a darle películas como “Inside out” cuando lo que le da la gana hacer es una película con un objetivo claro: agradar a los más pequeños, y en muchos casos, hacer que los adultos acompañantes pasen un rato entretenido con sus hijos, y que los más aficionados compartan esa pasión con ellos. Por películas de este tipo yo mismo cogí desde niño un gran aprecio al cine.

“Cars 3” es, por todos estos motivos, una película muy válida que he disfrutado y que está a la altura de la primera entrega y a la altura de Pixar. Porque sí, porque yo la primera la vi joven y esta no me ha defraudado, porque funciona bien como película independiente, porque acerca a muchos niños al cine y les hace experimentar una emoción que para ellos es enorme. Si eso no es buen cine, no sé que lo es.

Título original Cars 3
Calificación de IMDb 7.0 22.533 votos
Calificación de TMDb 3.7 10 votos

Títulos similares