Top Peliculas

Amanecer - Parte 2
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

Calificacion 4,9
Género:

Fantasia/ Romance/ Thriller

País: USA
Duración: 115 min.
Año: 2012
Director: Bill Condon
Reparto:
Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Peter Facinelli, Dakota Fanning, Ashley Greene, Mackenzie Foy, Jackson Rathbone, Nikki Reed, Kellan Lutz, Elizabeth Reaser, Michael Sheen, Billy Burke, Booboo Stewart, Cameron Bright, Michael Welch, Julia Jones, Kiowa Gordon, Alex Meraz, Valorie Curry, Christopher Heyerdahl, Daniel Cudmore, Charlie Bewley, Jamie Campbell Bower, Rami Malek
Castellano Trailer
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Contraseña

Amanecer – Parte 2

The Twilight Saga: Breaking Dawn - Part 2
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Después del doloroso parto en el que Bella (Kristen Stewart) pierde la vida y ha de ser convertida en vampiro por Edward (Robert Pattinson) para poder revivir aunque sea transformada, comienzan los problemas ante la venida al mundo de la pequeña Renesmee.

Por una parte, Bella tendrá que adaptarse a su nueva condición, ya que habrá de domesticar su sed de sangre, por lo que será separada durante un tiempo de la niña para evitar que se sacie con ella, debido a su doble naturaleza como humana y vampiro.
Por otro, el que Resnesmee sea híbrida provoca las iras del clan Volturi, ya que se trata del primer especímen de lo que supondría una nueva especie de inmortales.
La niña crece muy deprisa, mucho más de lo que corresponde a su edad, y pronto se convierte en una jovencita (Mackenzie Foy), de la que no se despegará su inseparable Jacob (Taylor Lutner), que tras imprimarse con ella, se convertirá en su mayor protector.

La segunda parte de ‘Amanecer’ y última de la saga vuelve a ser dirigida por Bill Condon (‘Dioses y monstruos’), proteme convertirse en uno de los desenlaces cinematográficos más esperados del cine actual.

Amanecer – Parte 2

Hace cuatro años llegaba a las pantallas una película que ya estaba destinada a convertirse en fenómeno incluso antes de su estreno. La novela en la que se basaba, escrita por Stephenie Meyer había sido un auténtico bombazo dentro del mundo editorial, llegando a traspasar el nicho de la literatura juvenil para convertirse en un bestseller para público adulto. La saga Crepúsculo venía a ocupar el hueco abierto por otro serial infantil, el de Harry Potter, apostando, en este caso, abiertamente por un espíritu adolescente más ensoñador y romántico, más cursi y almibarado, que entroncaba a la perfección con los gustos estéticos de los jóvenes del momento, aislados todavía dentro de una burbuja de los problemas inminentes que pronto les rodearían y que les obligarían a tener que despertar. Pero en aquél momento, hace cuatro años, todavía se podían entender muchas cosas, como comprobar que el triángulo amoroso todavía podía ofrecer algunas siniestras reformulaciones y ofrecer posibilidades inauditas, mientras los protagonistas de la función ofrecían un cóctel de hormonas púberes explosivo. Y es que la pulsión sexual a punto de caramelo constituía uno de los mayores logros de la primera parte de la película que consagró la saga, la dirigida por Catherine Hardwicke, la que sin duda sentaría los fundamentos de la estética “Crepúsculo”, basados en la languidez de personajes y acciones, abulia existencial, un punto morboso y decadente, y un rebrote conservador a la hora de analizar las relaciones sentimentales bastante reaccionario. Sin embargo, la fórmula inicial funcionó y, a pesar de que le siguieron dos partes intermedias poco estimulantes (especialmente la insufrible Luna nueva, quizás la peor de toda la saga, por lenta y aburrida), la cosa volvió a animarse en la siguiente entrega, Amanecer. Parte 1, en la que Bella y Edward terminaban culminando su amor (eso sí, primero pasando por la vicaría) y en la que por fin finalizaban las digresiones narrativas y un conato de historia tomaba el pulso del relato. La incorporación del director Bill Condon le sentó bien a la saga y la película adquirió velocidad, precisión y algo parecido a la madurez. Era también la entrega más oscura, con ese embarazo agónico de Bella que la conducía finalmente a la muerte, y también la que exploraba mejor el personaje de Jacob (Taylor Lautner), dándole una consistencia de la que hasta el momento había carecido.

La segunda parte de Amanecer comienza en el momento en el que Bella abre los ojos y descubre una nueva realidad a su alrededor. Si el film anterior supuso la pérdida de su inocencia y su entrada en la edad adulta, ahora la protagonista ha de adentrarse en un territorio mucho más desconocido, el de la sed de sangre, al que debe adaptarse en un tiempo récord. En un tiempo récord tanto para ella como para el espectador, porqueAmanecer. Parte 2 comienza de una manera demasiado abrupta y enarbolada, sin apenas tiempo para apreciar el cambio de naturaleza del personaje protagonista, así como sus recién adquiridas necesidades internas. “Yo nací para ser vampiro”, sentencia Kristen Stewart en un momento de la película, y así parece zanjarse la cuestión. Después de la aceleración inicial, la cosa continúa por unos derroteros un tanto difusos: una escena de sexo (quizás más atrevida de lo acostumbrado, poco), demostraciones de las nuevas habilidades (Bella rompiendo piedras a puñetazos y ganando pulsos a tipos mazas), bromas sin gracia, insinuaciones picantonas… hasta que poco a poco va centrándose en territorios algo más pausados, sobre todo al intentar encarnar en cada fotograma una imagen de familia total e íntegra capaz de reír en los momentos buenos, pero también de sacrificarse en los malos. Ese es el espíritu al que conduce todo este capítulo final: ya no se trata de personajes independientes, de conflictos internos; ahora la unión hace la fuerza. Por eso, para solucionar el conflicto con los cansinos Vulturis, los Cullen acudirán a pedir ayuda a todas las tribus vampiro del planeta, convocando a un inesperado plantel multiétnico en la pantalla conformado por vampiros indios, indígenas, africanos, irlandeses o rusos (los más beligerantes, ¿por qué será?) para luchar contra un objetivo común: la represión y el ejercicio del poder abusivo de los Vulturi. Quizás la novedad más llamativa de esta última parte es que los vampiros no solo son inmortales, sino que cada uno tiene un don especial (hasta el momento solo conocíamos el de Alice y su capacidad premonitoria, que volverá a utilizarse en esta ocasión en el mejor giro narrativo de toda la saga), una habilidad que de pronto no solo los convierte en chupasangres (aunque jamás les veamos los colmillos), sino también en una especie de patrulla X-Men, con miembros capaces de emitir electricidad, de formar escudos protectores o de controlar los elementos… A pesar de lo peregrino del asunto, lo cierto es que estas destrezas consiguen amenizar el que sin duda constituye el punto fuerte de la película (y casi podríamos decir, de toda la saga): la batalla entre los Vulturis y las tribus reunidas para defender el honor de los Cullen. Por fin se abandonan las conversaciones que no llevan a ningún sitio y se le otorga una adecuada musculatura a la acción, y con ella llega el entretenimiento, el cine más puro, sin revestimiento pretencioso ni frases pomposas, solo una lucha a vida o muerte entre malos y buenos que incluye incluso escenas gore y muertes inesperadas. Un espejismo que se agradece y que consigue reconciliarnos tardíamente con una película que parecía que no podía dar mucho más de sí y que, sin embargo, termina constituyéndose como una de las más notables de la saga gracias a esta gozosa parte final.

Coda: Por primera vez las páginas del libro en el que se basa la película adquieren un peso fundamental. La historia llega a su fin con una palabra: forever. Bella y Edward recuerdan su pasado juntos mientras suena la espléndida y evocadora partitura compuesta por Carter Burwell y se prometen fidelidad eterna. Dos héroes románticos, puros e impolutos lanzando soflamas desde la pantalla sobre el amor y la pasión para siempre, mientras en la realidad, los dos actores tienen que acarrear con la sombra de la infidelidad, de los celos y el montaje publicitario. Contradicciones de la vida que permiten analizar la película desde una perspectiva que seguramente los responsables nunca esperaron: desde una muy agradecible y caustica ironía.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"