Top Peliculas

Polisse
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6,5
Género:

Drama

País: Francia
Duración: 127 min.
Año: 2011
Director: Maïwenn Le Besco
Reparto:
Karin Viard, Joey Starr, Marina Foïs, Nicolas Duvauchelle, Maïwenn Le Besco, Karole Rocher, Emmanuelle Bercot, Frédéric Pierrot, Arnaud Henriet, Naidra Ayadi, Jérémie Elkaïm, Riccardo Scamarcio, Sandrine Kiberlain, Wladimir Yordanoff, Louis-Do de Lencquesaing, Carole Franck, Laurent Bateau, Anne Suarez, Anthony Delon, Audrey Lamy, Riton Liebman, Sophie Cattani, Martial Di Fonzo Bo, Lou Doillon
Castellano Trailer
loading...

Polisse

Polisse

La película se centra en los miembros de la brigada francesa BPM (Brigada de Protección de la infancia) y en su rutina diaria.

Se trata de una unidad que carga con multitud de problemas: detenciones de pedófilos, de ladrones menores de edad, arresto de inmigrantes ilegales, maltratos por parte de padres violentos, embarazos prematuros, violaciones… todo un sinfín de situaciones terribles que enfrentan a sus miembros a realidades infernales difícilmente asumibles. Sin embargo, no todo es dolor y sufrimiento en su trabajo. Entre ellos también surgen lazos de amistad irrompibles, solidaridad y buen rollo que consigue que las cosas sean más agradables. Todos ellos tendrán que buscar un equilibrio entre su duro trabajo y sus respectivas vidas privadas. ¿Se puede afrontar las dos cosas sin perder la perspectiva?

La película está dirigida por Maïwenn (más conocida por su papel de actriz en películas como ‘Alta tensión’) y está protagonizada por Karin Viard (‘El empleo del tiempo’), Joey Starr, Marina Foïs (‘Darling’), Nicolas Duvauchelle (‘Una mujer en África’), Karole Rocher y la propia Maïwenn. Ha sido un éxito de taquilla absoluto en Francia y ha arradaso en las nominaciones a los premios Cesar 2012.

Polisse

A lo largo de sus 127 minutos, ‘Polisse’, el tercer largometraje de la joven realizadora francesa llamada Maïwenn, bascula sigilosamente entre la inmediatez de un realismo crudo y la artificiosa estilización del cine policíaco. De hecho, con su arborescente y deshilachada estructura, este cruce de polar y cine social se despliega a la manera de los seriales televisivos de género. A su paso por el pasado Festival de Cannes, el filme fue comparado (elogiosamente) con la serie ‘The Wire’ por el amplio, analítico y explícito acercamiento a su tema: el día a día de una unidad policial parisina encargada de velar por la integridad de niños y niñas (con la lucha contra la pederastia como punta de lanza). Al mismo tiempo, los detractores del filme acusaban a la película de abocarse a un maniqueísmo y tremendismo más propios de series como ‘Law & Order: Special Victims Unit’. Lo cierto es que ambos bandos tenían parte de razón. ‘Polisse’ es un filme temperamental y transparente; su visceralidad e ímpetu dan cuenta de la urgencia de su mensaje; sin embargo, esa misma determinación lo acerca a las formas del panfleto y lo aleja de una reflexión más sosegada.

Es Maïwenn una cineasta de garra: busca acomodo en situaciones caóticas, parece adepta a las ollas a presión y a las bombas de relojería, y consigue extraer lo mejor de sus actores, sean profesionales, raperos reconvertidos en policías de ficción (ahí está el imponente Joeystarr) o niños. Este dominio de la temperatura emocional de la escena le permite gestionar fuerzas aparentemente contrapuestas: por ejemplo, el melodramatismo de la tragedia humana y la apelación al sentido del humor, una herramienta que los policías del filme llevan incorporada en su kit de supervivencia. Este tipo de control “atmosférico” es un talento que Maïwenn comparte con otros cineastas franceses contemporáneos. Por ejemplo, Abdellatif Kechiche o el Laurent Cantet de ‘La clase’. En consonancia con este último, y a pesar de ser un filme articulado sobre la acción, ‘Polisse’ recurre a la verborrea para radiografiar el universo policial/familiar que retrata: diálogos en los que, por otra parte, reluce un cierto grado de idealización. Sorprende ver a grupos de policías debatir sobre la actualidad política de la Francia de Sarkozy con la locuacidad y concisión de periodistas curtidos en programas a lo ’60 segundos’. La directora convivió varios meses con una unidad real de la policía, lo que en principio la acredita como fiel reportera de un universo real. Aun así, resulta inevitable ver en el filme numerosos derroches de romanticismo.

La película no engaña a nadie: se erige como una oda a los héroes de una lucha noble y justa (de una forma similar a como lo hacía ‘Hoy empieza todo’, de Bertrand Tavernier). En uno de los discursos más memorables de la historia del cine, recitado por el personaje de Mr. John (Arthur Shields) en ‘El río’, de Jean Renoir, se afirmaba: “El mundo es para los niños. El mundo real. Ellos trepan a los árboles y se revuelcan en la hierba, cerca de las hormigas…“. No cabe duda de que Maïwenn firmaría estas palabras. Sin embargo, es probable que tuviera más de un problema con otra de las frases pronunciadas por Mr. John: “(A los niños) les encerramos en nuestras escuelas, les enseñamos nuestros estúpidos tabúes…“. Y es que en su afán por sacralizar el mundo de la infancia, en ocasiones la directora parece caer en un exceso de paranoia respecto a los límites que deben establecerse en el trato entre niños y adultos. La cuestión es terriblemente delicada y podría argumentarse que todo cuidado es poco a la hora de garantizar el bienestar de nuestros pequeños (además, cabe entender que la película retrata un mundo marcado por los casos de acoso y agresión). Sin embargo, también es cierto que ‘Polisse’ se aclimata en un territorio en el que la corrección política puede alimentar ciertos tabúes.


¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"