Pablo, el apóstol de Cristo

Pablo, el apóstol de Cristo

Mar. 23, 2018 US. 108 Min.
Tu voto: 7
7.9 12 votos
¿Sucedió algo?

Video trailer

Sinopsis

Pablo sufre en soledad en una prisión romana, a la espera de su ejecución por orden del emperador Nerón. A Mauricio, el ambicioso prefecto de la prisión, le cuesta imaginar qué clase de peligro podría suponer este hombre destrozado. En otro tiempo, fue Saulo de Tarso, un brutal asesino de cristianos de alto rango. Ahora, su fe inquieta a Roma. Corriendo un gran riesgo, Lucas, el galeno, visita al anciano Pablo para confortarlo y atenderlo… así como para preguntarle, transcribir y sacar clandestinamente las cartas de Pablo a la creciente comunidad de creyentes. Pese a la inhumana persecución a la que los somete Nerón, estos hombres y mujeres difundirán el Evangelio de Jesucristo y cambiarán el mundo. Pablo, el apóstol de Cristo

Critca:

La película es estéticamente notable y los personajes con una muy buena interpretación y adaptación del texto bíblico.

Esta es la típica película que despierta la animadversión de cierto sector de la sociedad progre y burgués muy común entre los cinéfilos.
Las críticas de los críticos oficiales de los panfletos periodísticos hablan de “maniqueismo” por presentar a los romanos como malvados imperialistas, pero deberían tener en cuenta que en estas películas hay un rigor que se basa en los textos en los que están basadas, en este caso la Bíblia y los Evangelios, pero no, hay que sacar pegas y prejuicios”. Esta gente nunca hablará del maniqueísmo panfletario de las películas sobre la Segunda Guerra Mundial o sobre propaganda rebozada con aspecto de cine.

Vibrante obra de Andrew Hyatt, escrita, dirigida y producida por él, que pretende arrojar luz acerca de la escritura del Libro de los Hechos de los Apóstoles por parte del evangelista Lucas acerca de la vida de Pablo, el hombre que abandera el último rescoldo de la fe cristiana en una Roma devastada por la continua persecución a que el tirano Nerón somete a los cristianos.
El reparto es excelente, comenzando por un Jim Caviezel que pone en este personaje toda la pasión y fe que siente abiertamente en su vida real y pública, y James Faulkner, quien deja de lado un tiempo los personajes más sombríos para hacerse cargo de dar la vida a Pablo, que desde su celda nos ofrece todo un mundo contando su vida lleno de miedo, errores, torturas, guerras, dolor, muerte y redención.
En dos horas no solo Hyatt consigue sumergirnos en este casi desconocido mundo de los cristianos de la terrible época neroriana, y de los últimos bastiones de una fe que iba in crescendo, sino que también vemos una historia en el más puro estilo inspirador para estos días de Pascua.
Olivier Martinez es aquel que porta la historia verdaderamente humana, en medio de tantos recuerdos lejanos. La historia con su hija es lo que imprime más valor humano a la película, incluso más que los recuerdos y los en ocasiones largos discursos de Pablo.
Quien soporta todo el peso de la cinta es Jim Caviezel, quien como pez en el agua en su género favorito nos libra del aburrimiento y nos hace reflexionar sobre el mundo de la fe más que con una de sus largas charlas religiosas, con su trabajo una vez más.

La cinta nos muestra todos los tipos de fe y de pérdida de ella que pueden existir de la mano de distintios personajes, que aunque fugaces, hacen un gran trabajo.
Es mucho mejor que “María Magdalena” todavía.

Correcta producción bíblica, que a pesar de no contar con un gran presupuesto muestra unos escenarios y un apartado técnico sobresalientes. La historia está bien narrada, a pesar de algún fallo de ritmo y muestra con gran realismo lo vivido por los cristianos en aquella época.
El filme de Andrew Hyatt no pretende mostrar ningún punto de vista, ni explicar de manera diferente o novedosa esos oscuros días para el cristianismo, sino que se limita a plasmar esta historia tal y como está escrita.
No es una de las mejores películas basadas en las escrituras pero consigue el aprobado y es interesante.

La historia de los últimos días de San Pablo sirve para contar la situación de persecución y miseria de los cristianos en la época posterior a los incendios de Roma provocados por Nerón y exponer a través de los diálogos con San Lucas los textos evangélicos de las epístolas de San Pablo.

Muchas de las críticas profesionales parten de su recelo hacia el protagonista Jim Caviezel por considerarle un integrista religioso, cuyo calificativo ya supone partir de unos prejuicios ajenos a la película.
La historia es bastante intimista con poca acción y unos decorados poco realistas. La vida de San Pablo se toca de refilón a través de sus recuerdos de cuando él era el azote perseguidor de los cristianos y pasa por el momento actual como su guía y referente. En realidad el protagonista es San Lucas que va desde la prisión donde esta San Pablo a la comunidad cristiana, donde se esconden los atemorizados cristianos, como Pedro por su casa y es el verdadero eje de la historia. Por otro lado está el Centurión de la cárcel con su propio sufrimiento familiar y la relación con sus dioses.
El director ha querido centrarse en las conversaciones entre San Pablo y San Lucas para sacar de sus diálogos los textos de las cartas de San Pablo, diálogos que hablan de amor, del perdón, de la no violencia y de no buscar la justicia a través de la venganza y por tanto mensajes positivos y muy bonitos.
Sin embargo no se entiende todo el ir y venir de San Lucas por la cárcel sin que nadie se lo impida, ni los encontronazos con el centurión que le da carta blanca para sus paseos, tampoco ayuda que San Lucas parezca un superhéroe griego aunque le vistan con túnicas viejas , que el Centurión sea el doble de José Mourinho y San Pablo un poco Quijotesco, todo esto despista de la historia, y lo que quiere transmitir.
El director trata de hacer una producción moderna del llamado cine religioso. En su favor hay que decir que es muy difícil hacer este tipo de películas sobre personajes religiosos cuyo guion se basa en la Biblia o los evangelios, se tocan muchos sentimientos que van más allá del relato cinematográfico y por eso no se hacen muchas películas de este género.
El final está muy bien rodado a tres bandas: unos cristianos esperanzados; San Lucas y sus escritos y la despedida de San Pablo.
En definitivauUna película para admiradores del cine religioso y de época.

Título original Paul, Apostle of Christ
Calificación de IMDb 6.9 2,154 votos
Calificación de TMDb 7.3 17 votos

Títulos similares