Hablando con Él

Hablando con Él

Oct. 21, 2016 US. 112 Min.
Tu voto: 1
8.6 22 votos
¿Sucedió algo?

Video trailer

Director

Brian Baugh
Director

Reparto

Sinopsis

Narra la inspiradora y poderosa historial real de Rachel Joy Scott, la primera estudiante asesinada en el tiroteo ocurrido en el instituto Columbine en 1999. Hablando con Él

Critia:

Terminando de ver “I’m Not Ashamed” (2016) de Brian Baugh con Masey McLain, Sadie Robertson, Ben Davies, Korie Robertson, Cameron McKendry, Terri Minton, Victoria Staley, Jennifer O’Neill, entre otros. Drama basado en los diarios de Rachel Joy Scott, de 17 años, que fue la primera víctima de La Masacre de La Escuela Secundaria de Columbine, en 1999, que cobró la vida de 12 estudiantes y un profesor, en uno de los tiroteos más mortales de la historia de los EEUU. El diario como la película, está lleno de sus pensamientos y experiencias de vida durante sus últimos 16 meses, a menudo dirigiéndose a Cristo, al tiempo que vemos dibujos de su estado de ánimo; y escuchamos muchos poemas, oraciones y relatos de sus esfuerzos, ofrecimientos de amistad a quienes han sido considerados parias;

aquellos sometidos regularmente a burlas debido a dolencias o discapacidades; y otros que conoció fuera de su escuela, que estaban solos o en necesidad. Por tanto, la protagonista se santifica al ofrecer su continuo apoyo a todas estas personas, y de buena gana, se reunió o conversó con ellos, transmitiéndole su continua amistad y apoyo. Scott es la principal protagonista, y la historia de los jóvenes que cometieron el tiroteo, Eric Harris y Dylan Klebold, está entrelazada con Scott, la cual era una devota cristiana que creía tener la teoría de que, “si una persona puede hacer el esfuerzo de mostrar compasión, entonces ellos comenzarán una cadena similar de acontecimientos”

El objetivo del filme como del diario, y ella misma, fue abogar por la creencia en demostrar empatía y compasión como “la mejor forma de amor que los humanos tenemos para ofrecer”; por ello, todo el metraje es casi una historia a caballo entre el catequismo y el vía crucis de su vida, como adolescente que lidia con el amor, la presión de grupo, la obediencia, la imprudencia, la fe, la familia, el alcohol, y las drogas; todo ello hace que la historia de Rachel sea una de fortaleza y fragilidad, de valentía y de miedo. Como dato, Rachel Scott murió de múltiples disparos: En la cabeza, pecho, brazos y piernas; mientras almorzaba con un amigo, Richard Castaldo, en el césped exterior de la biblioteca. Después de eso, su coche fue transformado en un memorial adornado con flores en el parking del colegio por los afligidos estudiantes, de hecho, el Acura Legend rojo de 1988 real, se muestra al final de la película. Al tiempo, llama la atención que el filme deje por fuera al padre, Darrell Scott, que abandonó a la familia sin explorar las razones; después se dedicó al “negocio” con el “Rachel’s Challenge”, una organización sin ánimo de lucro, y que ha escrito al menos 3 libros sobre la vida de su hija y su impacto. Nada de esto sale en el filme… Todo muy cristiano… No obstante, los padres de Rachel sostienen que ella fue objetivo de los asesinos, y murió como mártir por su fe cristiana, basándose en vídeos hechos por los autores, en que ellos se burlan de Rachel por sus creencias. Por otra parte, su hermano Craig de 15 años, que tampoco se desarrolla su relación con Rachel en el filme; salió ileso pero fue testigo del asesinato de varios compañeros en la biblioteca, mientras él se escondía bajo una mesa con otros 2 chicos, que luego fueron asesinados. Al día siguiente, Craig fue entrevistado por NBC, en una entrevista descrita como “uno de los momentos más inolvidables de la tragedia” donde dijo que Rachel dejó claro cuáles eran sus creencias, “sin avergonzarse” como lo dice el título de la película. Sin embargo, la historia es demasiado reiterativa en el panfleto cristiano que llega a agotar, con demasiadas escenas perfectas para arrastrar al devoto, sin implicaciones de ningún tipo, donde el guión era suficiente para mostrar el punto, sin recaer una y otra vez “en escenas que llaman a Dios”, al menos se agradece que no se insista en ninguna creencia en especial, pues hay algo de cristianismo, como budismo y “new age”, por lo que el público meta encontrara en la historia de Rachel, un ejemplo emocionante de la diferencia que sólo un cristiano comprometido puede hacer en la vida de la gente que lo rodea. Todo el metraje carece de emoción, más allá de saber que al final se desata la tragedia, pero no genera suspenso; además se debió omitir todo el metraje de Eric y Dylan, que no aportan nada, y se debió jugar con la atmosfera, evitando caer en la escena de la confrontación con Rachel, que por cierto, no hay pruebas reales de que ella hablara con sus verdugos en sus momentos finales; pues la única fuente que señala esto está en los miembros de su familia, que no estaban allí.
SIGO EN LA ZONA DE SPOILER POR FALTA DE ESPACIO

Título original I'm Not Ashamed
Calificación de IMDb 7.3 votos
Calificación de TMDb 7.3 22 votos

Títulos similares