Valerian y la ciudad de los mil planetas

Valerian y la ciudad de los mil planetas

Jul. 20, 2017 FR. 137 Min.
Tu voto: 0
9.1 79 votos
¿Sucedió algo?

Video trailer

Director

Luc Besson
Director

Reparto

Dane DeHaan isValerian
Valerian
Clive Owen isCommander Arün Filitt
Commander Arün Filitt
Rihanna isBubble
Bubble
Ethan Hawke isJolly the Pimp
Jolly the Pimp
Herbie Hancock isDefence Minister
Defence Minister
Kris Wu isSergeant Neza
Sergeant Neza
Sam Spruell isGeneral Okto Bar
General Okto Bar
Alain Chabat isBob the Pirate
Bob the Pirate
John Goodman isIgon Siruss (voice)
Igon Siruss (voice)

Sinopsis

A través de una máquina del tiempo, los agentes terrícolas Valerian y Laureline están explorando Syrte, el principal planeta de un sistema de 1000 mundos. Su misión es descubrir si en el futuro los Syrtians representan un peligro para la Tierra. Lo que encuentran es un imperio en ruinas liderado por un grupo de aristócratas decadentes, la población lista para la revolución, y una misteriosa casta de sabios enmascarados que discretamente mueve los hilos de unas fortalezas ocultas. Agitados por los vientos de la historia, los agentes de la Tierra deberán elegir de qué lado están. Valerian y la ciudad de los mil planetas

Critica:

En algún momento del siglo pasado, se perdió el gusto por todo esto.
Por la aventura inesperada, por mundos de lejanas lunas, por héroes y heroínas que luchaban para salvar el día, dando un ejemplo válido y auténtico camuflado bajo pura fantasía.
Hoy solo quedan algunos pálidos reflejos en el entretenimiento actual, algunos muy válidos, otros no tanto, pero casi ninguno logra replicar esa experiencia de encontrarse un universo nunca antes visto, sin nada por supuesto y todo por explorar.

‘Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas’ llega en un momento muy particular, lanzando un llamamiento a esas aventuras que ya no se ven, y capitaneada por un Luc Besson que, se nota, ha echado el resto y más para hacerla realidad.
Gracias a esa condición de proyecto pasional, se lleva lo mejor que cualquier película puede llevarse: nula atención a la taquilla y al posible público, carencia total de escenas para complacer a nadie… y libertad total para expandirse en todos lados, hacia todas direcciones, creando algo tan único y cambiante que ni pide disculpas por no contenerse.
Besson ha pensado que el público debe meterse en este universo, y no al revés, como debe ser, como todas las grandes aventuras han hecho siempre.

Precisamente, la transición llega desde el inicio, cuando diferentes culturas se unen en comunidad de diferencias para acabar creando una descomunal estación espacial, renombrada como la Ciudad de los Mil Planetas: años de progreso representados en un par de minutos a ritmo de “Space Oddity”, que abren la puerta a una fantasía tangible, donde todos hemos aprendido a compartir este singular universo en el que vivimos.
Una vez plantada esa semilla de que todo es posible es cuando empieza la pura fantasía, de manos de Valerian y Laureline, que se dirigen a esa vasta ciudad para desentrañar sus misterios, relacionados con una especie en extinción que se les ha encargado proteger.
Aquí valdría poner un inciso: Dane DeHaan y Cara Delevingne quizá no eran las opciones más obvias, pero una vez empiezas a verles no te cabe ninguna duda de que sus intercambios irónicos y románticos no habrían quedado bien en boca de nadie más, ya que consiguen hacer de su relación el centro humano y conector de todo lo que está por venir. El viaje por la galaxia no deja de ser extraño y ridículo a veces, por lo que sienta bien tener un par de héroes capaces de rebajar tensión o seriedad a golpe de chascarrillo o sarcasmo, como reaccionaría cualquier persona normal.

Y cuando se asientan esas bases, todo es posible.
Literalmente, todo.
Desiertos tecnificados en los que se sitúan inmensos mercados, solo apreciables en diferentes dimensiones de la realidad. Planetas vibrantes de vida y nobleza que dejan horizontes de fantasía espacial. Vastos fondos marinos e interminables bancos de datos, en los que conviven millones de especies, cada una con sus leyes, características y leyendas.
La imaginación de este universo, como decía antes, no tiene límites, pues nadie ha establecido una frontera de credibilidad para dictar una lógica que no se necesita: ¿tres o más lunas suspendidas en un cielo azulado? vamos con ello; ¿cambiantes bailarinas de movimientos imposibles? quiero verlo (curioso, y a la postre emotivo cameo de Rihanna); ¿bases de algún tipo de realidad? no se necesita, y con suerte nadie la pedirá.

Pero es que encima, y sin dejar de lado la divertida naturaleza episódica de la cinta, por el fondo se cuela un mensaje de tolerancia y respeto hacia los que buscan su sitio en este mundo, que sin darnos cuenta, y casi siempre por error, vamos quitando importancia a medida que nos proyectamos hacia adelante, sin muchas veces prestar la necesaria atención a lo que dejamos detrás.
Cuesta creer que, pese a todo, en el futuro podríamos seguir pensando que cualquier fin justifica los medios, y aún más, que determinados fines no merecen consideración, porque nunca nos equivocamos juzgando. Cómo podríamos, si cada vez alcanzamos más horizontes, aprendemos más deprisa y conquistamos más fronteras.
“Conquistar” parece la palabra clave aquí.
¿Tan difícil es “compartir”, como si no lo supiéramos todo, como si hubiera sensaciones dignas de respetar o experimentar, como lo hacen Valerian y Laureline?

En suma, nada define mejor a esta ópera espacial que aquella frase con la que su heroína define el amor: “un acto desinteresado, con la esperanza de que pueda ser apreciado.”
Justo eso es lo que ha llevado a cabo Luc Besson.
Y justo eso es lo que busca este lujoso y espectacular cómic, que no olvida entretener, y de paso especular conque, en algún futuro, el mismo sacrificio y entrega que nos hacer querer a alguien es todo lo que se necesita para salvar una especie entera.
¿Cómo resistir una invitación a descubrirlo?

Título original Valerian and the City of a Thousand Planets
Calificación de IMDb 6,8 22.826 votos
Calificación de TMDb 6.9 370 votos

Títulos similares