Objetivo: Londres

Objetivo: Londres

Los líderes mundiales están reunidos. Sus enemigos también. Mar. 02, 2016 BG. US. GB. 99 Min.
Tu voto: 0
9.9 20 votos
¿Sucedió algo?

Video trailer

Director

Babak Najafi
Director

Reparto

Gerard Butler isMike Banning
Mike Banning
Aaron Eckhart isPresident Benjamin Asher
President Benjamin Asher
Morgan Freeman isVice President Alan Trumbull
Vice President Alan Trumbull
Angela Bassett isLynne Jacobs
Lynne Jacobs
Melissa Leo isSecretary of Defense Ruth McMillan
Secretary of Defense Ruth McMillan
Robert Forster isGeneral Edward Clegg
General Edward Clegg
Shivani Ghai isAmal Mansoor
Amal Mansoor
Radha Mitchell isLeah Banning
Leah Banning
Jackie Earle Haley isDeputy Chief Mason
Deputy Chief Mason

Sinopsis

Objetivo: Londres En un mundo gobernado por la injusticia y el caos, aparece la figura del presidente de los Estados Unidos que junto a su portavoz Trumbull, liderarán una lucha interna por las libertades de todos los americanos. Sin embargo, se producirá un intento de derrocamiento por parte de fuerzas espías para acabar con el primer ministro inglés. Esto podría significar un intento de eliminar la paz mundial a toda costa. Para ello el presidente contará con la inestimable ayuda de su guardaespaldas. Mike Benning agente secreto del MI6 liderará una contención para intentar acabar con esta revolución. Benning no estará sólo ya que volverá a encontrar apoyo de Trumbull, especializado en técnicas paramilitares. Objetivo: Londres

Critica:

¿Por qué existe esta película? Una película cuyos autores saben desde el principio que va a ser vapuleada por el sector crítico más formal y, que como se ve, así ha sido pues no hay nadie que se atreva a valorarla ni siquiera como entretenida, sale a la luz por un par de razones posibles.

La primera podría ser que los autores saben que hay un determinado público que consume acción, que da por bueno todo, que no entra en valoraciones políticas, metafóricas o de sensibilidad, y que muestra facilidad para reír cuando el héroe le vuela la cabeza de un disparo al hijo puta terrorista tras haberlo cosido a puñaladas, y como colofón añade un comentario que demuestra su rudeza absoluta y que es más bestia que los bestias de asesinos.
-¿Era necesario eso?
-No.

Pero que le den por culo, ¿verdad? Algunos, que tenemos la cabeza llena de problemas ajenos a nuestra voluntad, necesitamos cierta dosis de evasión para que la cabeza se despeje y así volver a retomar la vida desde cero. Y es que Objetivo Londres es de las que te reinicia el cerebro, termina y sales del cine como nuevo, sereno y dispuesto a centrarte en la realidad y continuar con tu lucha diaria.

Esto no quiere decir que estos autores tachen a ese público de característico como poseedor de neuronas tipo elemental sin capacidad de clasificar o distinguir, al contrario, se le valora y se le estima, es más, se le cuida. Los autores saben que es un público muy estimable y valedero. Por eso hablan claro y no se cortan, y lo que menos pretenden es engañar o soltar mensajes subliminales; por ejemplo durante el intercambio de frases entre gobierno USA y el terrorista, éste dice: “Todos somos iguales: uno vende armas y los Estados también”. El guion está así y no añade más. Se calla hasta el mismísimo Morgan Freeman. Los autores saben que su público es capaz de discernir de sobra y que tiene su opinión, que ésta puede ser cualquiera y que la respeta, que a lo mejor lo dicho suena verdadero; y esta forma de presentar una realidad, sin tapujos, no es la que emplean los que se dedican siempre a insultar a los que no les gusta lo que ven o a los que no piensan como ellos.

La otra opción de la existencia de este film puede ser un mensaje, no amenazante ni nada parecido, sino como una leyenda sobre esta guerra que han trasladado a Occidente los terroristas. Y es que ante este cambio de escenario, los americanos quieren dejar claro que podrán seguir atentando contra ellos y contra el mundo democrático, pero que “Dentro de mil años, seguiremos aquí”. No es por tanto aleccionadora en ningún sentido, lo contrario que esos críticos detractores que sabiendo lo que hay de antemano, aprovechan para quejarse de lo mal que les parecen como están las cosas en el mundo, como si Aaron Eckhart fuera el culpable de que la película sea una fantasmada, que es sólo un actor que aunque esté muy metido en su papel, es inocente del todo; que no es el presidente USA yendo por las calles de Londres con el colega pegando tiros.

Aparte de estas consideraciones obligadas para ver con tranquilidad el film y no fantasear sobre el presidente USA y su colega, diremos que Fuqua dejó las directrices marcadas para esta continuación y que se ha trabajado a pies juntillas sobre la de Objetivo: La Casa Blanca. ¿Veremos la misma película? ¿Es un corta pega? Pues no lo es. Es una continuación.

Para todo lo que quiere abarcar el film de destrucción masiva, hay que decir que con poco se ha conseguido bastante. En absoluto es chapucera, las secuencias se aprovechan al máximo para sacar todo el provecho y eso supone aceptar por demás muchas incógnitas que se podrían discutir. Resulta algo simple todo lo relacionado con los mandos directivos policiales; el enfrentamiento policial es algo impensable, pero se acepta sin más y es que de entrada, el hecho de que la cúpula mundial del G8 vaya a saltar por los aires ya te predispone a cualquier cosa. Las calles se quedan desiertas para la acción y los acontecimientos se acomodan para que nuestros héroes Gerard Butler y un eficaz AaronEckhart,como presidente idóneo, sigan su camino hacia la salvación y hacia la libertad. Yo la apruebo porque el presidente me ha convencido con una frase muy tierna: No hay que criticar, lo que hay que hacer es animar. No me sirve mucho, pero me gusta.

Título original London Has Fallen
Calificación de IMDb 5.9 110.049 votos
Calificación de TMDb 5.8 1667 votos

Títulos similares